CELEBRAN "TREINTA Y TRES ENCUENTRO DE LA AMISTAD" EN LA SIERRA GORDA

CELEBRAN

Cada año durante las festividades de Día de La Amistad, los pobladores de los municipios de la Sierra Gorda se reúnen en un ambiente de confianza para celebrar un año más de fraternidad entre las comunidades vecinas y para fortalecer los lazos que unen e identifican a la población serrana.

Fue así, que en la comunidad de Palo Semita, municipio de Chapulhuacán, en los terrenos que Don Urbino Salinas Trejo facilita, se llevó a cabo la trigésima tercera versión del Encuentro de La Amistad, la cual reúne a más de 3 mil personas; familias enteras disfrutan de una tarde agradable, con música en vivo interpretada por el Trio, compuesto por instrumentos de cordófonos: una guitarra, un violín y la autentica jarana.

Los organizadores, cada segunda semana del mes de febrero, en una convocatoria abierta, ? autoridades de la comunidad y gobiernos locales ? hacen de esta fecha, una festividad que pocas veces se pude disfrutar, ver tantas familias reunidas en torno a un valor social.

Desde la primera edición de esta festividad, el profesor Roberto Pedraza Martínez, junto a autoridades comunitarias y gubernamentales, asisten, y como es una costumbre de los lugareños, quienes comparten los alimentos con sus semejantes y visitantes, colaboran con agrado con una contribución significativa.

Al respecto Roberto Pedraza escribió en su cuenta de Facebook "Hace 33 años inició esta gran amistad con los pobladores de la Sierra Gorda. En Palo Semita, municipio de Chapulhuacán, cada año en estas fechas tengo la oportunidad de saludar a miles de amigos de todas la comunidades de esta región, con quienes esta mi compromiso y afecto".

Cada rayo de sol que abraza la serranía, es un aliciente para los agricultores y ganaderos de esta región del estado de Hidalgo, para superar todas las adversidades que se viven día con día; y en épocas difíciles como las que imperan, la paz social en un elemento fundamental del progreso.

Este fue el mensaje que Pedraza Martínez llevó a los pobladores, además convivio y recibió muestras de afecto por su compromiso permanente con la sociedad hidalguense de toda la entidad.

No hay mayor ejemplo de la unidad, que el trabajo digno de un campesino, la comunión entre la yunta, caballo y hombre; si la yunta no esta en armonía con el agricultor el surco no se traza parejo, una paradoja de la vida, una muestra de la unión que debe existir entre todos los sectores de la población.