PREMIACIÓN DEL TERCER CONCURSO DE ALTARES Y CATRINAS 2015, SANTIAGO DE ANAYA

PREMIACIN DEL TERCER CONCURSO DE ALTARES Y CATRINAS 2015, SANTIAGO DE ANAYA

La muerte en la cultura Hñahñu es una fiesta a los fieles difuntos, una cultura viva, con altares muy coloridos, donde se observan un zacatamal, - tamal de grandes dimensiones -, al píe del altar, en cada entrada de las casas un camino de flor de zempoalxóchitl guía a las animas desde el más allá, mientras a la luz de las velas hechas de un plato de barro con aceite vegetal y una mecha en forma de cruz, ilumina su alrededor.

Durante la entrega de los premios a los tres primeros lugares, en las categorías de altares y catrinas que mostraron una mayor: originalidad, esencia, elementos de la región, coherencia con la tradición y que reunieron todos los elementos de esta costumbre; ahí, Homero Biñuelo Bautista, representante personal de Luis Vega Cardón, presidente del Comité Central del CSH, expresó "Las manifestaciones culturales Hñahñu es patrimonio, corazón y alma de la humanidad, por ello nos ocupa su preservación y difusión, hoy hace tres años inicio esta acción emprendida por los lugareños, a la que nosotros nos sumamos con el compromiso que siempre nos ha caracterizado".

Por su parte Carmelo Ángeles Moreno, secretario de organización del comité directivo municipal de la organización indígena en la localidad, reconoció la sinergia que se ha logrado entre la sociedad y las autoridades locales, así también agradeció el apoyo recibido por parte de los directivos de las escuelas: primaria Justo Sierra y la secundaria Técnica no. 17, para el logro de la edición 2015 del Concurso.

Así, se viven las tradiciones en cada hogar donde los visitantes vivos y muertos son recibidos con alegría, e invitados a pasar y saborear los elementos del altar que se encuentran colocados en la mesa principal: una fruta, un vaso de pulque - bebida de los dioses -; el pan pintado de un azúcar rojo que no puede faltar, en forma de semicírculo o en pelucas son una delicia para todos, mientras el aroma del humo del incienso invade los sentidos y te transporta a una liturgia entre este mundo y el otro, donde descansan las almas de los seres queridos.

Más de 50 altares participaron, provenientes de diferentes comunidades del Santiago de Anaya, los cuales se exhibieron montados sobre un tendedero fotográfico, en el patio de la escuela secundaria de la localidad para ser observadas por los curiosos y calificada por el jurado.

52 alumnos de la escuela primaria Justos Sierra, mostraron sus destrezas con elementos de la región, en el Concurso de Catrinas, se observó a la muerte vestida de papel reciclado, con hojas de maíz, con sombrero, que hacia alusión a la existencia de mujeres y hombres de la vida diaria, salidos de la imaginación de los pequeños del hogar, obras únicas, llenas de arte: agricultores, panaderos, políticos, así decoraron sus catrinas donde solo los más diestros lograron cautivar el criterio de los jueces.

Esta difícil tarea recayó sobre dos artistas Hñahñu que han trascendido por su arte a nivel mundial: el pintor Hñahñu José Luis Romo, y el escritor y traductor Raymundo Isidro Alavez, ambos reconocidos en diferentes puntos del mundo por su trayectoria y sus obras que representan la cosmovisión, así como la vida cotidiana de esta etnia milenaria.

Al finalizar el evento, los asistentes, disfrutaron de un espectáculo musical en Hñahñu a cargo del solista Salomón Trejo el Huracán, bajo la sombra de un techado que cubre la cancha principal de la escuela secundaria técnica, obra, gestión del Consejo Supremo Hñahñu, ante el gobierno del estado de Hidalgo, que encabeza el mandatario José Francisco Olvera Ruiz.