Mujer Rural, clave para el desarrollo sostenible

Mujer Rural, clave para  el desarrollo sostenible

El campo mexicano se ha feminizado y envejecido por la falta de políticas públicas que amortigüen el impacto del fenómeno migratorio, pues ante el éxodo de hombres hacia Estados Unidos, son las mujeres quienes se incorporan a los trabajos de la tierra, reconoció el diputado local Héctor Pedraza Olguín, y cuadro distinguido del Consejo Supremo Hñahñu, durante la supervisión de proyectos productivos referentes a la siembra de maguey y avena, en el municipio de Cardonal.

Estas mujeres, además de asumir la responsabilidad y la jefatura de familia, también tienen que hacerse cargo de las parcelas, las cuales no están a su nombre y ello les impide tener certeza jurídica sobre la propiedad.

El también presidente de la Comisión de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos del Congreso del Estado, comentó que en la actualidad, de aproximadamente 24 millones de habitantes del campo, la mitad son mujeres y el resto hombres, pero para el año 2020 se proyecta que existan 800 mil mujeres más que varones.

En el marco del Día Internacional de la Mujer Rural, conmemorado el pasado 15 de octubre, enfatizó que las mujeres rurales son agentes clave para conseguir los cambios económicos, ambientales y sociales necesarios para el desarrollo sostenible.

Recalcó la importancia de recordar este día y conmemorar el valioso trabajo que realizan como productoras. Sin embargo es importante implementar acciones permanentes para resolver el problema de rezago económico y social en el que viven, pues la brecha existente debido a las desigualdades por razones de género, las hace que produzcan menos.

Lo anterior no significa que trabajen menos; la causa es la diferencia de acceso a recursos provenientes de programas públicos en comparación a los agricultores hombres.

Las mujeres rurales representan uno de los grupos más afectados por las crisis alimentarias, la falta de inversión para la modernización del campo, la pobreza y su ausencia de los programas de apoyo para el campo; se estima que el 45 por ciento de la población rural en Hidalgo son mujeres.

Por ello, empoderar a este colectivo no sólo es fundamental para el bienestar de las personas, familias y comunidades rurales, sino también para la productividad económica general, dada la amplia presencia de mujeres en la mano de obra agrícola del país.

Finalmente, el legislador de origen hñahñu, celebró las políticas impulsadas por el gobernador del estado José Francisco Olvera Ruiz, al buscar el reconocimiento pleno de sus derechos, condición jurídica y social, y así lograr de abatir los índices de marginación y pobreza que afectan a este segmento de la población.