Diputados se suman a la iniciativa del Ejecutivo para erradicar trabajo infantil

Diputados se suman a la iniciativa del Ejecutivo para erradicar trabajo infantil

Pachuca.- La Comisión de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos del Congreso del estado, que encabeza el diputado Héctor Pedraza Olguín, respalda la decisión del ejecutivo estatal de instalar la Comisión Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de Adolescentes Trabajadores en Edad Permitida en el Estado de Hidalgo, y se suma a los esfuerzos en esta materia.

El legislador por el distrito de Ixmiquilpan, destacó que la administración estatal encabezada por el gobernador Francisco Olvera Ruiz, el pasado martes planteó acciones integrales para atacar el fenómeno del trabajo infantil desde la raíz, que parta de las decisiones coordinadas entre los tres niveles de gobierno y la sociedad.

Pedraza Olguín, representante popular por el distrito XVI con cabecera en Ixmiquilpan, enfatizó que las niñas y niños jornaleros agrícolas desempeñan una de las peores formas de trabajo infantil, lo extenuante que resulta y por los múltiples riesgos que implica, tanto de accidentes como de enfermedades.
Para la Organización Internacional del Trabajo, las labores del campo son consideradas de las más peligrosas para los niños, junto con la minería y la construcción.

A escala global, aproximadamente siete de cada 10 niños que trabajan, realizan actividades agrícolas. En el campo, estos menores crían ganado, recogen cosechas y cultivan, hacen surcos e incluso manejan maquinaria.
En México, existen más de 450 mil niñas y niños entre los 5 y los 17 años que trabajaban como jornaleros agrícolas. De éstos, al menos el 40 por ciento son indígenas.

En el estado, la ocupación que desempeñan los niños es diferente a la de las niñas. En los primeros, uno de cada dos (54.4 por ciento) realiza labores agropecuarias; en las niñas una tercera parte (35.9 por ciento) son comerciantes o empleadas en comercios establecidos.

Otra forma de trabajo infantil es el doméstico, aunque no es reconocido como una forma de trabajo infantil debido a la relación turbia que los une a la familia que los emplea; se enmarca y escuda dentro del "círculo familiar", incluso está permitido dentro del marco jurídico mexicano, agregó el diputado.

Lamentablemente en ese contexto, donde coloquialmente se les conoce como "los parientes pobres", el niño trabaja, pero no es considerado un trabajador, por lo tanto no se le paga, y aunque vive en un ambiente familiar, él o ella no reciben el trato de un miembro de la familia.

Esta "carencia de cuidado" familiar y jurídico, encubre un "acuerdo de explotación", que con frecuencia está caracterizado por largas horas de trabajo, ausencia de libertad personal y, algunas veces, condiciones de trabajo peligrosas. La naturaleza clandestina de su situación hace difícil su protección, por lo que Pedraza Olguín reiteró la importancia de realizar acciones para su protección.