Mujeres campesinas, pilar del sistema agroalimentario mexicano: H. Pedraza

Mujeres campesinas, pilar del sistema  agroalimentario mexicano: H. Pedraza

No obstante, es limitado su acceso a los insumos y servicios agrícolas

Pachuca.- El papel que las mujeres campesinas representan en el sistema agroalimentario mexicano es de vital importancia; de ellas depende, en gran medida, la seguridad alimentaria de muchas familias, a pesar de que las condiciones en que desarrollan sus actividades no son las más favorables, afirmó el presidente de la Comisión de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos del Congreso del Estado de Hidalgo, Héctor Pedraza Olguín, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

El legislador, originario del Valle del Mezquital, enfatizó sobre el trabajo por recorrer en cuanto al fomento de la inclusión femenina en el campo, para superar las desventajas que aún viven las mujeres en general, y en particular las campesinas y las indígenas, en relación con los varones, lo que limita sus oportunidades de desarrollo.

En materia educativa, por ejemplo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, en 1980 había 20.1 por ciento de mujeres analfabetas contra 13.8 de hombres; en 2010, pese a los avances en la materia, 8.1 por ciento de las mujeres seguían sin saber leer ni escribir contra 5.6 por ciento de hombres en la misma circunstancia.

En el rubro agropecuario la aportación de las mujeres es trascendental. A nivel nacional, según INEGI, en más de 640 mil unidades de producción agropecuaria, la mujer participa productivamente como administradora y toma las decisiones sobre las labores necesarias. Dichas unidades cuentan con más de 7.3 millones de hectáreas, donde se producen principalmente maíz, frijol, avena forrajera, cebada grano, algodón y chile verde.

La segunda actividad más importante que se realiza, en 111 mil 888 unidades de producción administradas por mujeres, es la cría o explotación de animales, destacando el ganado bovino; ahí se concentra un aproximado de 1.8 millones de cabezas de esa especie.

Pese a ello, reconoció Pedraza Olguín, las mujeres tienen menor acceso que los hombres a los activos, insumos y servicios agrícolas, así como a menores oportunidades de empleo rural.

Sin embargo, destacó que en el gobierno federal y estatal, actualmente existen infinidad de instituciones, programas e iniciativas, basadas en estadísticas de desarrollo según el género, que atiende a las necesidades específicas de las mujeres y por lo tanto abonan para lograr la igualdad real entre mujeres y hombres.

Por ello, celebró el anuncio del presidente Enrique Peña Nieto, de que en la Reforma al Campo mexicano, no incluirá iniciativa alguna que modifique el régimen de propiedad social de la tierra que existe en el país. Lo anterior le da certeza a los mil 167 núcleos agrarios y a los más de 222 mil hidalguenses que son sujetos agrarios y de los cuales 23 por ciento son mujeres.

Como muestra del compromiso con el campo hidalguense, el gobernador Francisco Olvera y el director en jefe del Registro Agrario Nacional, Manuel Ignacio Acosta, entregaron 3 mil 700 títulos agrarios, en los municipios de Chilcuautla y Tula, dándole certeza jurídica a miles de familias hidalguenses, reafirmando que el potencial de la propiedad social de México, no está sólo en sus grandes riquezas naturales, sino también en los sujetos agrarios y sus familias, concluyo Héctor Pedraza.