POLÍTICA DEL CAMPO DEBE CONSIDERAR VOCACIÓN DE PUEBLOS INDÍGENAS

POLTICA DEL CAMPO DEBE CONSIDERAR VOCACIN DE PUEBLOS INDGENAS

En el marco de la conmemoración del Día del Agrónomo y como preámbulo de la Reforma Profunda al Campo Mexicano anunciada por el presidente Enrique Peña Nieto, en la ciudad de México se realizó el Foro Nacional por la Transformación del Sector Rural "Por el Campo que nos vio nacer, y en el que queremos vivir".
El diputado Héctor Pedraza Olguín, presidente de la Comisión para el Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos de la LXII Legislatura del Congreso del Estado de Hidalgo, moderó las mesas de trabajo: Retos y acciones de los jóvenes en el campo, y Pueblos indígenas y el campo mexicano.
Durante su intervención, recordó que el 22 de febrero del año 1854, se instituyó el Día del Agrónomo, como una forma de celebrar la remembranza al nacimiento de la primera universidad de educación agrícola Escuela de Agronomía de San Jacinto.
El legislador hidalguense representante del distrito XVI, con cabecera en Ixmiquilpan, reconoció que México atraviesa por un momento sumamente complejo; apremia resolver la crisis alimentaria, sus causas, efectos y sus retos.
Destacó que México es un país rico, con una gran biodiversidad que bien pudiera ser una potencia social y económica; para ello se requieren decisiones de Estado en políticas financieras para el campo mexicano, que consoliden los lazos entre el factor económico y la sociedad, es decir encontrar un punto de sustento contra la globalización para consolidar una política nacional con sentido social.
El también integrante del Consejo Supremo Hñahñu, durante la mesa de trabajo: Pueblos indígenas y el campo mexicano, hizo hincapié que los indígenas exigen un futuro con memoria, con tradición, con una cultura dinámica y en transformación constante.
Asimismo, puntualizo que la actividad agrícola es la más importante en las regiones indígenas del país; a ella se dedica 70 por ciento de la población ocupada. La producción de maíz, frijol, calabaza y chile, son la base de su subsistencia y en la mayoría de los pueblos indígenas cuentan, además, con cultivos orientados exclusivamente a la comercialización.
Dos terceras partes de los productores agro-comerciales del país, son indígenas que cultivan y producen café, pimienta, vainilla, cacao, amaranto, nopal y miel. También destaca por su importancia la participación indígena en la producción de caña de azúcar, tabaco y hortalizas.
Este ejercicio de desarrollo indígena, concluyó el diputado Héctor Pedraza, debe acompañarse con múltiples esfuerzos institucionales, pero sobre todo, de una política de Estado que tome en cuenta la vocación campesina de los pueblos indígenas y sus saberes ancestrales; que los fortalezca y adopte medidas contundentes para garantizarles un espacio más favorable en el mercado nacional e internacional; recordemos que "sin maíz no hay país y sin pueblos indígenas tampoco".